Usando “El Reino de Dios” para tener Abundancia

En mi último artículo les mencioné que les contaría sobre el secreto para obtener la abundancia “a la manera de Dios”. Pues bueno, aquí se los voy a contar ya que sé que están ansiosos por saberlo.

Simplemente es usar el “Reino de Dios” para conseguir dinero de una manera sobrenatural. Este concepto lo aprendí de un pastor americano que ha escrito varios libros sobre este tema y como él pudo pagar $100,000 de deudas en solo dos años y eventualmente convertirse en millonario.

Todos tenemos un propósito en esta vida. No estamos vivos para simplemente vivir de cheque a cheque de pago, o para comprar casas y carros y endeudarnos.

Si recordamos cuando Adán estaba en el jardín del Edén él no tenía preocupación de dinero, pero después que pecó perdió ese privilegio. Dios le dijo que desde ese momento en adelante tendría que trabajar duro y con sudor para poder mantenerse. Y Cristo menciona en el Nuevo Testamento que los incrédulos se esfuerzan por adquirir cosas terrenales con mucho sacrificio y trabajo duro. Por esa razón muchos quieren llegar a ser millonarios fácilmente para no tener que luchar tanto.

Dios no te creó para pasar toda tu vida persiguiendo dinero. Tu vida es mucho más que un sueldo, una casa más grande o un auto más elegante. Dios no te creó para sobrevivir a través de la vida— ¡Él te creó para prosperarte en tu asignación!

Ya no tienes que vivir en modo supervivencia. No tienes que dejar tus sueños en suspenso mientras luchas por vivir cheque de pago a cheque de pago. Dios te creó con un propósito específico para tu vida, y cuando aprovechas las leyes que rigen Su Reino, puedes desbloquear las herramientas para vivir en un lugar donde tus necesidades estén más que satisfechas. Jesús rompió la maldición de la tierra para que pudieras desbloquear el poder del descanso en tu vida.

¿Y cómo funciona este concepto del “Reino de Dios”?

Los reinos operan por un sistema de leyes y el Reino de Dios tiene sus propias leyes.

El Reino es el gobierno de Dios, que está regulado por las leyes espirituales expresadas en Su Palabra. Estas leyes son lo que el “Rey” dice que es correcto, o diríamos “rectitud”.

Como ciudadanos de Su Reino tenemos acceso y derecho a utilizar las leyes del Reino, lo que asegura que tenemos lo que prometió en Su Palabra. Esto es cierto en todas las áreas de la vida y para cada promesa. El Rey ha declarado cómo debe ser la vida y qué es.

En 2 Pedro 1:3, declara estas leyes como promesas muy grandes y preciosas que nos garantizan como ciudadanos del Reino de Dios los beneficios que el REY desea que tengamos. Lo que es normal en los cielos ha sido traído a la tierra a través del gobierno que Jesús introdujo en la tierra, de la cual Él es la cabeza. Como ciudadanos debemos entender que nuestra salvación y todo lo que incluye es un asunto legal y Jesús ya resolvió Su voluntad mostrándonos el carácter de Dios.

Para disfrutar de los beneficios del Reino de Dios debemos comprender primero cómo fluye y opera la autoridad del Reino en el reino de la tierra. Es el mismo principio que tener un cheque (promesa). Usted puede tener un cheque, pero usted tiene que saber cómo cobrarlo para tener el beneficio de la promesa hecha. Es el plan de Dios que Su promesa se convierta en nuestra realidad y que vivamos la vida que Jesús pagó por nosotros para disfrutar. Satanás viene a robar, matar y destruir, pero Jesucristo ha venido a ti para que tengas vida y vida más abundantemente.

Cuando empieces a entender cómo cobrar el cheque y disfrutar de las promesas de Dios, tu vida se transformará totalmente. Ya sea su provisión, sanación o dirección, para cada necesidad hay una respuesta en el Reino.

Dios no tiene dinero – la única manera que Dios te puede dar dinero es darte un plan para captarlo o crearlo. El dinero se crea con ideas en el mercado. Estas estrategias pueden sonarle un poco extrañas a menos que usted esté entrenado en seguir la guía del espíritu santo. Por ejemplo, no es normal que vaya usted a pescar y encuentre una moneda de oro en la boca de un pescado.

Dios te da estas ideas de diferentes maneras. ¿Has caminado por una tienda y has visto algún producto del cual habías pensado en crear años atrás? ¿Has pensado en una invención, pero nunca le has dado seguimiento? ¿Has pensado en abrir un negocio, pero nunca tomaste los pasos en realizarlo?  Yo creo que la respuesta es sí.

Tenemos que convertirnos en expertos al oír y actuar en estas estrategias que el Espíritu Santo nos va a traer. Mucha gente quiere que Dios los ayude financieramente y lo buscan en lugares equivocados. Posiblemente esperan ansiosamente que alguien les de dinero o que su iglesia les pagará la renta o que ellos se ganarán la lotería.  Esta actitud no va a producir los resultados que están buscando porque tienen que ir al Reino de Dios para la respuesta, y el Reino de Dios esta adentro de ellos (Lucas 17:20-21). La respuesta para resolver su situación financiera esta adentro de usted.  

En 2 Pedro 1:3 dice “Su divino poder…nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda”. Entonces, usted ya tiene todas las cosas que pertenecen a la vida. Dios ya te dio todo lo que necesitas para tener éxito en la vida cuando te dio el Reino. Tal como el Espíritu Santo nos trae revelación y nos muestra como funciona el Reino de Dios, también nos muestra nuestro potencial al revelar cosas nuevas y gratas sobre nuestras vidas y la dirección que debemos tomar.

En el próximo articulo seguiremos estudiando las leyes del Reino de Dios.

Finanzas a la manera de Dios

Bienvenidos a mi sitio donde aprenderán una manera nueva de obtener la abundancia. Aparte de las formas tradicionales como ahorrar, invertir, conseguir un trabajo con mejor salario, o empezar un negocio, va a aprender como puede obtener dinero de una manera única junto con Dios.

Desde el 2015 he estudiado las diferentes maneras que Dios nos bendice financieramente, pero fue una especifica que me llamó la atención. Puedo decir que Dios no solo es mi padre celestial, pero también es mi socio de negocios. He visto mis finanzas dar un giro positivo desde entonces, y empecé este año eliminando todas mis deudas de tarjetas de crédito y del préstamo de mi carro. No se puede imaginar la satisfacción que siento al lograr esto. Y mi propósito con este sitio es ayudarte a ti a lograr lo mismo.

Yo nací en Cuba y mi difunto padre fue un pastor metodista y estudió en un seminario en la ciudad de Matanzas que fue establecido por misioneros americanos. Al llegar a este país en la década de los 60s sin dinero y sin saber como iba a mantener a su familia, fue una bendición cuando lo contrataron en la conferencia metodista Rio Grande para ser pastor de una iglesia en Texas. Ya había otros pastores cubanos, mexicanos, y de otros países latinos en esa conferencia. Y lo bueno fue que les asignaron un pastor americano como su mentor para educarlos en las costumbres americanas. Una de las cosas que este pastor les enseñó fue la importancia de administrar el dinero efectivamente. Les dijo que tenían que abrir una cuenta de cheques bancaria para pagar sus necesidades y otra para ahorros. También los educó dándoles información en la pensión que la conferencia estableció para ayudarlos en su jubilación. Todo este eran conceptos nuevos para mi padre y para los otros pastores latinos.

Estas enseñanzas tuvieron un efecto tan positivo en mi padre que el quiso compartirlas con mi hermana mayor y yo. Cuando ambos cumplimos quince años él nos llevó al banco y nos ayudó abrir una cuenta de ahorros. Mi primer trabajo fue como embolsador en un supermercado, y recibía propinas cuando ayudaba llevar los mandados a los carros de los clientes. La gran parte de estas propinas la depositaba en mi cuenta bancaria, y pronto la vi crecer y aprendí la importancia de ahorrar. Este es el primer principio que se nos enseña para tener abundancia – ahorrar.

Cuando tenía veintitrés años me mudé a Miami y empecé una carrera bancaria que duró siete años. Yo ayudaba a los clientes abrir diferentes cuentas, balancear sus cuentas de cheques, e informarles de los otros servicios que el banco ofrecía. También aprendí sobre los certificados de depósitos, bonos de ahorros, la bolsa de valores, y cuentas de mercado monetario.

Como veía que los vendedores de inversiones en la bolsa de valores ganaban buena comisión, quise estudiar y aprender sobre esto. Leí varios artículos y libros, y aprendí lo suficiente para empezar a invertir en acciones y fondos de inversión. En aquel entonces introducían las cuentas 401K para planificar nuestra jubilación y tomé ventaja de esto, ya que la compañía donde trabajaba me lo ofrecía. En solo cinco años pude acumular $40,000 y saqué $5000 para el deposito de una casa nueva.

Pero, aunque tomé muchas decisiones favorables, también hice algunas que no me favorecieron y perdí dinero. Sin embargo, son estas las experiencias que nos fortalecen para ser mas sabios en decisiones futuras.

Cuando aprendí la nueva forma de hacer dinero “a la manera de Dios”, fue cuando verdaderamente vi un cambio radical en mis finanzas y en mi vida. En el próximo articulo los introduciré a esta sistema misterioso y sobrenatural.